LAS ACCIONES A BALON PARADO

0 120

ARTICULO DE NUESTRO COLABORADOR ABEL LORENZO AGRAS

El fútbol actual (sobretodo el fútbol de élite), es de un nivel de complejidad táctica y
estratégica muy alto. En los últimos años, son muchos los equipos que explotan y buscan paliar sus puntos débiles, con las acciones a balón parado (ABP). Tener un equipo que domina las ABP, otorga una ventaja sobre el equipo rival. Tanto es así, que muchos equipos de élite se volvieron especialistas en este tipo de jugadas, con porcentajes muy altos de acierto. Para analizar los tipos de ABP vamos a comenzar por diferenciarlas en dos tipos:

1. ABP Defensivas: Son las que realiza el equipo rival y tenemos 3 posibles maniobras
defensivas para protegernos y obtener ventaja:

1.1. Defensa individual: Cada jugador se hace cargo de la marca de un rival, siendo
este responsabilidad absoluta del defensor. Esta asignación de marca debería realizarse
por cualidades técnicas, condicionales, estratégicas…estudiadas previamente por el
cuerpo técnico.

1.2. Defensa zonal: Cada jugador se hará cargo de una zona, independientemente de
los jugadores rivales y será responsabilidad absoluta del defensor proteger el espacio que
le rodea ante la posible llegada del balón.

1.3. Defensa mixta: Es una mezcla de las anteriores, con jugadores que tienen marca
fija y jugadores que marcan en zona.

2. ABP Ofensivas: Son las que realiza el equipo propio y hay 2 aspectos fundamentales a tener en cuenta:

2.1. Lanzador o sacador: Dependiendo de la zona donde se sitúe la acción, el lanzador
podrá efectuar el golpeo a pierna “cambiada” o a pierna “natural”. La mayor diferencia
entre ambas será el efecto hacia donde vaya el balón, buscando un golpeo más directo a
portería o un golpeo que vaya hacia fuera del área.

2.2. Rematador o rematadores: Son los jugadores que intentarán finalizar la jugada
con un remate. Según la idea que tenga el cuerpo técnico, el lanzamiento puede dirigirse
al mejor cabeceador, a una zona con mayor número de jugadores atacantes o otra
situación de finta o amago para propiciar remates con mayor claridad.

Las ABP también podemos clasificarlas según su tipo de lanzamiento o según su zona de
lanzamiento en:

1 Saques de esquina: Al producirse desde la esquina del campo, hay que tener en cuenta la
posición desde la que se saca (izquierda o derecha) y el lanzador (diestro o zurdo) para dar el efecto deseado. El tipo de saque (en corto, borde del área, primer palo…) la determinará previamente el cuerpo técnico.

2 Saques de banda: En zonas lejanas al campo rival, generalmente se busca más el balón al pie para salir jugando, o al remate de cabeza para “peinar” el balón y buscar la 2ª jugada o llegar con rapidez al campo contrario. En zonas próximas al campo rival, se puede buscar el saque rápido, para generar desconcierto y dudas en el contrario, centros al área (si el sacador tiene fuerza suficiente) o balón al pie para buscar un centro al área u otro tipo de jugada.

3 Saques de falta: Pueden dividirse a su vez, según su zona en dos tipos:

3.1 Falta frontal: Se produce en zonas centradas al área. Ofrecen multitud de
posibilidades al haber mayor creatividad en su saque, ya pudiendo tener un golpeo
directo, saque en corto con desmarques, saques rápidos…

3.2 Falta lateral: Se produce en zonas cercanas a los límites laterales del campo.
Generalmente se sacan a modo de centro al área o en corto para buscar 2×1 en zonas
laterales.

Para su entrenamiento, las ABP deben tener varios puntos adaptados previamente por parte de los técnicos para que la probabilidad de éxito sea mayor. Esto puntos podemos resumirlos en:

– Ofensivos:
1. Lanzador: Nombrar lanzadores para según que tipo de situación (banda, córner, faltas)
2. Gesto: Señal a realizar por el lanzador para identificar los movimientos preestablecidos
3. Plan de acción: Movimientos que realizan los jugadores y zona a la que irá el balón
4. Variantes: Movimientos alternativos que puedan realizar los jugadores si el plan inicial no sale correctamente

– Defensivos:
1. Establecer tipo de defensa: Individual, zonal, mixto
2. Marcaje: Que jugadores intervienen y cómo intervienen en la ABP
3. Plan de acción: Movimientos que realizan los jugadores según el tipo de saque y el rival
4. Variantes: Movimientos alternativos que realizamos si el equipo rival varía su plan inicial.

En cuanto al momento del entrenamiento, es muy variable y depende según la idea de
juego/entrenamiento establecida por el cuerpo técnico. Una buena propuesta, es su trabajo de forma analítica los días que sean de recuperación activa, ya que la carga no es alta y sirve como recordatorio o también el día previo al partido para repasar el plan de partido y ver como podemos sacar máximo provecho a las situaciones que se puedan dar. Incluso se podrían realizar durante las diferentes tareas de partido o situaciones jugadas en la semana de entrenamiento. Esta metodología es ya dependiente del entrenador y su forma de dirigir las sesiones.

Por último, como consejos finales:
– El entrenamiento de ABP es fundamental para obtener altas probabilidades de éxito
– Seleccionar correctamente la acción a realizar y los implicados en ella (estudiar el
equipo y las situaciones)
– Los jugadores que no participen directamente, deben evitar situaciones de peligro
(contragolpes, disparos lejanos, segundas jugadas…)
– Conocer las características rivales y propias es importante para atacar sus puntos débiles
y proteger los nuestros
– La mejor ABP es la que termina en gol. Sacar rápido mientras el rival se coloca, jugar
con el factor sorpresa o golpear si el portero no está atento, a veces, puede ser la mejor
acción posible.

Descarga este Articulo aqui.

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.